miércoles, 6 de julio de 2011

VOLVÍ


Desde el comienzo del universo el hombre vivió en constante proceso de “evolución” transformándose en autoconciencia, en un ser libre e histórico que durante el recorrido de este camino se forjó como una identidad biológica con necesidades que fueron cambiando a lo largo de estos miles de años.

Con el transcurso del tiempo aquel hombre precisó expresar las inquietudes y sensaciones que se representaban en su mente y buscó exteriorizarlas de diversas formas. Más tarde buscó compartirlos con sus pares, luego se agruparon en comunidades, que después de transformaron en grandes sociedades y así la comunicación primitiva fue reemplazada por la tecnológica.

Urbanización, guerras, violencia, capitalismo, desinformación, “no conciencia”. Aquel hombre en pleno desarrollo se transformó en unidimensional; contribuyendo a la ruptura de un constante progreso.

De repente nos encontramos frente a la conformidad de una sociedad materialista que cambia la evolución por la destrucción a cualquier costo para satisfacer sus “falsas conciencias”

Y la tierra rasgada de tanto ultraje propaga señales de venganza, la madre naturaleza agónica estalla desde sus entrañas.; en su afán de poder los hombres apáticos ponen en jaque la única cualidad que los diferencian del resto de las especies.

El mecanismo para el cambio está en nuestro interior; todavía podemos ser protagonistas de una nueva transformación. La llama de la esperanza aún sobrevive en las páginas de un libro, en alguna cueva pintada, en un riff, en un bosque virgen pero sobretodo en las conciencias que intentan cambiar el cruel destino de la destrucción; queda en todos unirnos para alimentar ese fuego que alguna vez fue Origen de todo.

Evangelina

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como de costumbre, una pinturita su relato licenciada! Adhiero 100 % y vuelva, no se vaya, que permanecer es una buena herramienta para cambiar la mierda

Luc

Shimmy dijo...

Como 1ra generacion con conciencia ecológica, me siento responsable de que las que vienen lo tengan arraigado y asi, si no es demasiado tarde, el cambio sea radical.
Tengo una hija de 2 años y otra que nace en Septiembre. En la educación que intento darles, cuidar "nuestro hogar" es tan importante como cualquier otro item.
Saludos!