lunes, 23 de junio de 2008

SEGUIME CHANGO, SEGUIME VOL II


Cuando decidí hacer el blog aposté a que sea un espacio de expresión. Quizá sean pocos los aficionados que gustan de mis textos, quizá sean muchos más y yo lo ignore; lo cierto es que hablando siempre de escritura, periodismo y de la vida en general con Lucas coincidimos en muchas cosas, por eso no es casual está amistad que tenemos hace más de diez años y que nació en las aulas de la Facultad de Periodismo de la Plata. Por eso le propuse utilizar este blog como propio cuando tuviera ganas de escribir algo. Sé que es medio vago con esto de la tecnología y se nota que prefirió Seguime Chango antes de tener que ponerse a armar su blog ( lo bien que hizo porque me quita la responsabildiad de tener que actualizarlo yo sóla. Ultimamente estoy carente de ideas) ,así que recibí su denominada "cronikita" y cumpliendo con mi palabra la publico abajo para compartirla con ustedes.
P.D A mí me encantó.
Evangelina


El aire frío se mete por cualquier hendija. Apoyo la cabeza contra la ventana, aguanto un minuto, ahora al respaldo del asiento, me cruzo de brazos, meto las manos en los bolsillos, miro el pasillo y vuelvo la mirada al afuera.
Unos 8 grados y el sol claro, tibio pero luminoso. El colectivo pasa por una tosquera, los rayos chocan contra una masa de agua gris. Ahora hay varios coches, motos que zigzaguean camiones, más autos. Se detiene el tráfico, pi pi pi piiiiii, ta, taaaa; los conductores piden pase libre al peaje.
Caras largas, gente que mira la nada, quieta y enroscada por cables y auriculares que la hace autista. Miro chimeneas y edificios, traigo la vista a los autos que intentan pasarse, se tocan bocina, hacen cambios de luz, frenan de golpe. Lo veo y giro la cabeza al pasillo del bondi. Pero en menos de un segundo fijo la vista en ese pibe otra vez, sí, sí, es eso.
Viaja en un Gol gris plata, brilloso, de acompañante. El que conduce se lo da, el veinteañero lo lleva a la boca y cierra los ojos lentamente. Ya les queda poco y se forma un hilo espeso y perfecto de humo. El rubión da una bocanada, profunda bocanada, y sopla. Parece una publicidad, exhiben el faso y el público descifrando algún mensaje.
Son las 9 de la mañana de un lunes, la autopista La Plata-Buenos Aires cargada, estamos a punto de bajar en Huergo y los pibes del porro siguen a la General Paz, en una burbuja en medio del caos, manejando a 130, volando.

4 comentarios:

Manu dijo...

Camarada,

El relato convoca a la reflexión y probablemente contraiga conclusiones heterogéneas.



Desde una interpretación personal me resulta indudable que los pibes del Gol iban volando, escapando libre, salvaje y peligrosamente del hastío que los azota en los pasajes de la escena descripta que debe de repetirse una y mil veces. Pero al parecer con ánimos explícitos de exteriorizar en pleno auge de huida la desdicha que sobrecarga sus almas, al tiempo que exhiben el arma que eligen utilizar para combatir el caos y de este modo permanecer cubiertos (pero aislados) por una burbuja de humo. Un arma inofensiva si se la compara con las que portan abiertamente oficiales del "orden" y algunos otros viles seudo humanos. Esas fueron pensadas para matar...

Pablo C dijo...

Recuerdo, que no hace mucho, en nuestras primeras y hermosas cenas/reuniones, soñábamos con una revista berazateguense, seguro que unidos por el amor que les tenemos a las palabras escritas.
Hoy, tu cronikita, vuelve a re vivir aquellos diálogos proyectos, sueños y pensamientos.
Un abrazo
Grande.

laGaita dijo...

fumados tan temprano y en ese contexto? mmmm, no me parece q arriesguen su vida y la de terceros! tema aparte la legalización de la marihuana... muy buena crónica

Leti dijo...

Quiero mas cronikitas Lucas Parada!!

Me partió el alma este relato, quiero mas! porque en definitiva venir al centro es triste...sobre todo la HUERGO
Te mando un besote